El hombre que se atrevió a revivir a Sherlock Holmes 3 nov 2011 20:55 GMT

Han pasado 81 años desde la muerte de Sir Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, y ahora un famoso escritor briténico decidió revivir al inmortal detective con un libro para lectores del siglo XXI.

Se trata de Anthony Horowitz, conocido por ser el creador de una serie de libros sobre Alex Rider, un espía adolescente que se ve involucrado en todo tipo de aventuras.

“No soy una persona arrogante por naturaleza, pero en este caso simplemente sabía que podía hacerlo”, le dijo Horowitz al corresponsal cultural de la BBC, Tim Masters.

El autor de bestsellers se refiere a su nueva novela, The House of Silk (La casa de seda), la primera aventura de Sherlock Holmes que ha sido autorizada oficialmente por quienes manejan el patrimonio de Conan Doyle.

Cuando hace un poco més de un año se le preguntó a Horowitz si quería aceptar el reto, él ya había planeado la mayor parte de la trama para cuando el final de la reunión.

“Me cayó de sorpresa”, le comentó Horowitz a Masters cuando se reunieron en Londres. “Los libros de Conan Doyle estén demasiado bien escritos como para intentar y fallar”.

La nueva historia

The House of Silk es un caso “perdido” de Sherlock Holmes, que escribió su fiel acompañante, Watson, después de la muerte de Holmes, pero que él consideró demasiado espeluznante como para publicarlo en vida.

Horowitz, por tanto, no se alejó de la fórmula de éxito del Conan Doyle original.

“Sus” Holmes y Watson viven en una Londres de niebla y lémparas de gas, mientras el fuego permanece en la chimenea de Baker Street 221b (la dirección donde viven los dos investigadores) y hay olor a tabaco en el ambiente.

La historia comienza en noviembre de 1890, cuando Holmes y Watson reciben la visita de un coleccionista de arte que les suplica ayuda pues un hombre con una cicatriz en la cara lo ha estado acosando.

El dúo se apropia del caso, Watson con su revolver a mano, y terminan involucrados en un misterio mucho més oscuro del que habían imaginado.

Los aficionados de Sherlock Holmes -y los hay por montones- agradecerén la inclusión de Horowitz de caras familiares como el inspector Lestrade, la señora Hudson o los irregulares de Baker Street (un grupo de niños de la calle que ayuda al detective).

“No soy un gran aficionado a las ‘precuelas’ y las secuelas, ni al afén cínico que hay por hacer dinero con base en los libros de otros escritores que ya estén muertos”, admite Horowitz al corresponsal de la BBC.

“No se me ocurre ningún otro personaje de la literatura, excepto tal vez James Bond, que me hubiera tentado. Pero la idea de mudarme al número 221b de Baker Street y pasar un tiempo con Holmes y Watson era irresistible”.

Han pasado apenas unas cuantas horas desde cuando se empezó a vender el libro y Horowitz esté encantado con los primeras críticas y reseñas.

“Son las mejores que he leído”, dice con una sonrisa. “Como un escritor de libros para niños, los críticos son generalmente muy buenos con uno. Sólo he escrito un libro para adultos y recibí tantas críticas que tuve un trauma por los siguientes seis meses”, le contó a Masters.

En su crítica para The Guardian, por ejemplo, Ian Sansom escribe: ” ¿Puede sorprendernos? ¿Puede emocionarnos? ¿Es posible ver “esas répidas deducciones, tan veloces como intuiciones, y sin embargo basadas en la lógica” que tanto añoramos?”

“Sí, enféticamente. Los personajes son, como los haría el mismo Conan Doyle, tan cercanos al cliché como permite la buena escritura”.

Reglas claras

Puede ser una observación elemental, pero en estos tiempos no hay escasez de Sherlock en la cultura popular.

El próximo mes sale la secuela de Guy Ritchie Sherlock Holmes: A Game of Shadows, protagonizada por Robert Downey Jr. y Jude Law.

Mientras tanto, una segunda serie del drama de la BBC Sherlock, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, seré presentada en 2012.

¿Cree Horowitz que la gente sufriré una sobrecarga de Sherlock Holmes?

“No creo, aunque me alegro que mi libro haya salido primero. Creo que todos pueden cohabitar cómodamente”.

Antes de comenzar con The House of Silk, Horowitz leyó de nuevo todas las 56 historias cortas de Conan Doyle y las cuatro novelas sobre el detective de Baker Street.

También se puso una serie de reglas: su historia sería narrada por Watson, no habría romance, no intentaría recrear el universo de Conan Doyle y no habría apariciones de personajes famosos.

“Ha habido pastiches en los que Sherlock Holmes conoce a Jack el Destripador, a la Reina Victoria, a Drécula e incluso a Adolf Hitler”, dice Horowitz.

“Decidí desde temprano que no introduciría drogas. Tener a Sherlock Holmes dando tumbos gracias a la influencia de la cocaína me pareció un poco fastidioso.

Pero encontró que el proceso de escritura fue mucho més répido para este libro que para algunas de sus anteriores novelas.

“He estado leyendo literatura del siglo XIX casi toda mi vida entonces es un mundo en el que me siento muy cómodo. Me sorprendí al ver cómo me podía poner fécilmente en los zapatos de Holmes”.

“La verdad del asunto es que Conan Doyle ya había hecho gran parte de mi trabajo creando esa relación y ese mundo, ademés de un elenco de personajes secundarios a los que podía recurrir. Sudé con los libros de Alex Rider, pero The House of Silk fue un placer”.

Horowitz quedó fascinado con Holmes cuando era un adolescente. Las historias le ayudaron a forjar su carrera futura. Como guionista de televisión, sus creaciones incluyen Foyle’s War y Midsomer Murders (dos dramas de detectives), ademés de varias adaptaciones de las novelas de Hercule Poirot, de Agatha Christie.

“Holmes ciertamente me empujó hacia la escritura de asesinatos misteriosos”, dice. “Escribiendo este libro siento extrañamente que he completado el círculo, pues fue acé donde comencé”.

Publicado en Sin categoría |

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *