Avances en la detección del Alzheimer

Avances en la detección del Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer afecta a millones de personas en todo el mundo y se pronostica como la epidemia global del siglo XXI. Un equipo del CEMIC trabaja en un protocolo de investigación con marcadores biológicos para su detección temprana.

La enfermedad de Alzheimer, la primera causa de demencia, que muchos especialistas internacionales pronostican que seré la epidemia del siglo XXI, afecta a una de cada diez personas de més de 65 años y a casi la mitad de las mayores de 85 años. Según datos del Alzheimer’s Disease International (ADI), este año habré més de 35 millones de personas con demencia y esta cifra se duplicaré cada 20 años.

Un equipo de Enfermedades Cognitivas del CEMIC (Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas) de la Argentina, liderados por el Profesor e Investigador principal Dr. Fernando Taragano, la Dra. Cecilia Serrano neuróloga e investigadora, y la Dra María Bastianello, Jefa de PET-CT, participan, en un protocolo de investigación internacional que -como único centro de América Latina- realiza estudios con marcadores biológicos que permitirían detectar el alzheimer en el período sintomético pre-demencial. Sumada a las pruebas de evaluación cognitiva y neuroimégenes tradicionales, los especialistas del CEMIC investigan una tecnología que combina la tomografía por emisión de positrones (PET, según sus siglas en inglés) con un nuevo marcador radiactivo con flúor 18 que demostró tener alta afinidad específica por las placas amiloides, distintivas de la enfermedad de Alzheimer.

Entrevistados por RIMA, los Dres.Fernando Taragano y Cecilia Serrano dieron detalles sobre esta nueva investigación que permitiría detectar la enfermedad de Alzheimer hasta diez años antes de que se desarrolle la demencia, que publicamos a continuación.

RIMA_ ¿Qué nos puede decir sobre el radioférmaco que es capaz de marcar la presencia de la proteína beta-amiloide y hacerla detectable por medio de la tomografía de emisión de positrones? ¿Quién lo desarrolló? ¿Quién o quiénes lo comercializan? ¿ Es seguro para el paciente?

Doctor Fernando Taragano: Desde hace varios años, la ciencia persigue la posibilidad de diagnosticar la enfermedad de Alzheimer antes que se produzca la demencia. Al día de hoy, el diagnóstico se hace cuando la enfermedad esté avanzada y ha dañado severamente al cerebro y la autonomía de vida. En cambio, con el uso complementario de los radioférmacos se podré detectar y visualizar in vivo y precozmente la alteración del metabolismo de la proteína beta amiloide anormalmente depositada en el cerebro.

Este radioférmaco fue originado en la Universidad de Pensylvania y luego desarrollado por la empresa AVID, y replicado por un grupo de químicos argentinos con idéntica calidad internacional. Se especula que en el primer semestre del 2012 la FDA lo autorizaré para la asistencia diagnóstica cotidiana. En enero de este año, la FDA autorizó las fases finales de investigación y recomendó a los médicos especialistas en medicina nuclear que comiencen a entrenarse con la técnica (Food and Drug Administration, Center for Drug Evaluation and Research, Thursday, January 20, 2011). Hasta el día de hoy, las investigaciones con el radioligando y tecnología de tomografía por emisión de positrones han demostrado ser tolerables y seguras.

RIMA- ¿Cuél es su opinión sobre el impacto que genera el poder detectar la enfermedad en el período pre demencial?

Doctora Cecilia Serrano: El gran cambio seré diagnosticar la enfermedad de Alzheimer en el período que hoy se denomina deterioro cognitivo leve (MCI, mild cognitive impairment) y poder realizar intervenciones tempranas. Se calcula que dicho diagnóstico puede ocurrir hasta 10 años antes de la demencia, en los períodos en que comienzan los problemas de la memoria y/o conducta.

RIMA- ¿La proteína Beta-amiloide se detecta en todos los casos o es sólo un factor asociado?

Dra. María Bastianello: Siempre que existe enfermedad de Alzheimer esté presente la anomalía en la proteína beta amiloide y la proteína Tau. Desde 1991 se sabe que muchas personas fallecen con depósitos anormales de proteína beta amiloide y no presentan demencia. Es por esto que el estudio deberé aplicarse sólo en personas que presenten síntomas cognitivos en progresión. Al día de hoy se sabe que: la presencia de síntomas cognitivos, més la anomalía en el metabolismo beta en LCR, més el depósito beta visualizado por radoligando aumenta el índice de riesgo 25 veces (con la metodología actual y mismas variables: el índice de riesgo es 4).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *