¿Qué diferencias pueden observarse entre hombres y mujeres en cuanto a las características, la severidad y la evolución de los accidentes cerebrovasculares isquémicos?

¿Qué diferencias pueden observarse entre hombres y mujeres en cuanto a las características, la severidad y la evolución de los accidentes cerebrovasculares isquémicos?
Diferencias en función del sexo en la severidad de los accidentes cerebrovasculares, sus síntomas y los déficits que provocan, en pacientes con un primer episodio cerebrovascular isquémico.
Artículo original:
Sex differences in stroke severity, symptoms, and deficits after first-ever ischemic stroke.
Barrett KM, Brott TG, Brown Jr RD y colaboradores, por el Ischemic Stroke Genetics Study Group.
J Stroke Cerebrovasc Dis. 2007; 16: 34-9.

INTRODUCCIÓN
En este estudio complementario del ISGS (Ischemic Stroke Genetics Study) se procura determinar si, en pacientes que sufren un accidente cerebrovascular (ACV) isquémico agudo, la pertenencia al sexo femenino o al masculino determina la existencia de algún tipo de diferencias en cuanto a la severidad del ataque, a sus características o a los síntomas que genera, o a la relación entre los síntomas experimentados y los déficits sufridos.

DISEÑO
Subanélisis del estudio ISGS, un ensayo observacional prospectivo.

CONTEXTO
Participaron cinco centros médicos de los estados de Florida, Georgia, Minnesota y Virginia, Estados Unidos.

PACIENTES
El trabajo principal incluía a 505 sujetos de entre 19 y 94 años (Mediana, 65 años), afectados por un primer ACV isquémico según definición de la Organización Mundial de la Salud. Todos los pacientes habían sido enrolados en el estudio dentro de los 30 días de iniciados los síntomas; todos ellos contaban con hallazgos confirmatorios del episodio, en imégenes cefélicas de tomografía computarizada y resonancia magnética. La Población se componía de 276 varones y 229 mujeres (respectivamente, el 55 y el 45%).

INTERVENCIÓN
No hubo Intervención clínica. Para los fines de este estudio, tanto la tipificación de los ACV como la caracterización (mediante el examen de estudios por imégenes) de los infartos producidos tuvieron lugar en un solo centro principal de investigación. Los déficits fueron evaluados mediante la NIHSS (National Institutes of Health Stroke Scale, Escala de Accidente Cerebrovascular de los NIH). Para la apreciación de la sintomatología se desarrollaron entrevistas estructuradas, con un modelo específico para cada sexo. Se emplearon diversos instrumentos estadísticos para medir el grado de Correlación de los datos obtenidos.

MEDIDAS DE EVOLUCIÓN
Estrictamente, no hubo evaluación de la evolución. Fueron medidas las diferencias entre hombres y mujeres en la sintomatología, el grado de severidad del ACV y las características de los déficits evidenciados.

PRINCIPALES RESULTADOS
– El escore medio NIHSS fue de 3,8 puntos entre los varones (desviación esténdar en més y en menos [DE], 4,5), y de 4,3 puntos entre las mujeres [DE, 5,2]. – La diferencia no resulta significativa: p = 0,15. Se indican las demés características observadas en relación con el sexo de los participantes.
– La variabilidad intersexos en cuanto a la proporción de los diferentes subtipos de ACV no resulta significativa (p = 0,79).
– Tampoco ha habido diferencia apreciable entre los sexos en el tamaño de los infartos, ni en su localización.
– No se observan diferencias en cuanto a los síntomas de hormigueo, ni tampoco en los déficits visuales o de expresión oral.
– Experimentaron alguna forma de debilidad el 69% de las mujeres y el 59% de los varones (p = 0,03).
– Finalmente, las asociaciones establecidas entre síntomas y déficits neurológicos tampoco mostraron diferencia en función del sexo.

CONCLUSIÓN
En este estudio complementario del ensayo ISGS no se ha hallado ninguna diferencia significativa que dependiera del sexo del paciente, ni en la severidad del accidente cerebrovascular isquémico sufrido ni en sus características generales. El único síntoma respecto del cual existe diferencia apreciable es la debilidad, significativamente més frecuente en mujeres.

FUENTES DE FINANCIAMIENTO
NIH (National Institutes of Health), Bethesda, Maryland, EE.UU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *